LA GESTIÓN DE LOS RIESGOS PSICOSOCIALES COMO PARTE FUNDAMENTAL DEL MODELO DE EMPRESA SALUDABLE. Pilar Urdiola Alonso. Responsable del Servicio Médico de Red Eléctrica de España.

En los últimos años las empresas han comenzado a valorar la importancia que supone para su buen funcionamiento que las personas que en ellas trabajan se sientan bien.

De siempre, las empresas que, como la nuestra, más cuidaban a sus trabajadores, ponían el foco en la prevención de los riesgos laborales dedicando todos los esfuerzos a evitar los accidentes de trabajo. Red Eléctrica siempre ha destacado por su buen hacer en la prevención de riesgos laborales y, por tanto, preocupada por la salud de sus personas.

Con el tiempo, la definición de salud como bienestar, físico, psíquico y social, fue interiorizándose y los aspectos relacionados con la esfera psicosocial del individuo, fueron incorporándose a la actividad preventiva, realizándose en 2006 la primera evaluación de riesgos psicosociales, utilizando, además de entrevistas personales, una metodología que incluía un cuestionario basado en los modelos de «Demanda- Control y Apoyo social» (J.C.Q) y «Esfuerzo – Recompensa» (E.R.I), junto con un cuestionario para valoración de la salud percibida. Antes del lanzamiento de la evaluación, para crear un marco apropiado y fomentar la participación, se formó un grupo de trabajo al que llamamos «observatorio permanente» con representantes de RRHH y delegados de prevención. Como consecuencia de aquella primera evaluación se puso en marcha un plan que incluía acciones de distinta índole, desde la realización de talleres de gestión del estrés, hasta la creación de un procedimiento para la prevención de situaciones de acoso, sin olvidar la formación y sensibilización de los directivos en esta materia.

Para llevar a cabo la segunda evaluación que tuvo lugar en 2011 se optó por una herramienta que nos permitiera comparar los datos con la evaluación previa, y que fuera abierta para poder realizar análisis que nos permitieran establecer relación entre los factores psicosociales y el estado de salud, tanto en un sentido negativo, cómo protector. Como ya se hiciera en la evaluación previa, se puso en marcha nuevamente el «Observatorio Permanente», se consiguió incrementar la participación en un 14% y en cuanto a la valoración de los resultados pudo concluirse que, a pesar de existir cargas de trabajo mayores, las condiciones psicosociales habían mejorado significativamente, en gran parte por los cambios organizativos y nuevas medidas puestas en marcha desde la dirección de RRHH, y que la salud percibida había mejorado, en especial en las valoraciones de salud mental y vitalidad respecto a la evaluación previa.

La metodología utilizada, nos permitió realizar análisis de regresión para conocer en qué medida las dimensiones analizadas permitían explicar la varianza encontrada en la percepción de salud. De este modo se pudo establecer cómo las exigencias emocionales, la carga de trabajo y el ocultar emociones explicaban una varianza negativa; y que la estima, la oportunidad del uso de habilidades y el apoyo social de compañeros explicaban una varianza positiva. Así mismo, variables personales cómo autoeficacia   y sobreimplicación se correspondían con varianzas positiva y negativa respectivamente.

Muchas y diversas son las acciones que se han llevado a cabo encaminadas a la mejora de las condiciones psicosociales, desde cambios organizativos y en el sistema de gestión de personas, al estudio de trabajo a turnos y talleres diversos: de cohesión de equipos, de gestión del estrés, etc., sin olvidar un aspecto de gran importancia para el bienestar psicosocial, como es la ampliación de medidas de las conciliación de la vida personal y laboral.

Tras estos años de recorrido en la gestión de los riesgos psicosociales hemos podido comprobar que la clave para conseguir el bienestar de los trabajadores está en el trabajo conjunto y participativo de todas las áreas y estamentos de la compañía, impulsadas desde las diversas iniciativas puestas en marcha por RRHH y el área de seguridad y salud. Con este convencimiento hemos puesto en marcha el nuevo «Modelo de Gestión de Empresa Saludable» uno de cuyos pilares básicos es la esfera psicosocial.

Con la implantación de este Modelo de Gestión de Empresa Saludable, Red Eléctrica quiere ir más allá de los requisitos legales, integrando otras actividades que impulsadas desde la Dirección de RRHH y en línea con el compromiso de la empresa en materia de Responsabilidad Social, tienen un impacto directo en la salud de sus personas y en su entorno más cercano, sobre todo en lo referido a su vertiente psicosocial y a la promoción de la salud por medio de la práctica de hábitos saludables. Dedicaremos esfuerzos a la integración de personas con discapacidad y a la mejora de la conciliación de la vida laboral y personal en un entorno de igualdad. A su vez, procuraremos que las acciones llevadas a cabo para mejorar el bienestar de sus personas, se hagan extensivas a su entorno familiar, a la comunidad y a nuestros grupos de interés.

Ahora nos toca abordar una nueva evaluación. Tenemos un nuevo reto que son los aspectos psicosociales de las personas de mayor edad. Sabemos que es un colectivo importante con el que tenemos que contar y para ello debemos conocer qué dimensiones debemos mejorar.

Este modelo, basado en un sistema de mejora continua, nos permitirá avanzar hacia la excelencia en la gestión de los riesgos psicosociales y a conseguir un entorno de trabajo feliz y saludable.