LA INNOVACIÓN EN LA PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES

Antonio Hernández Nieto. Médico especialista en Medicina del trabajo. Responsable del Servicio de Prevención de BT España (julio 1999 – marzo 2015).

José Francisco Rodríguez García. Gerente de RRHH y Transformación – Servicio Mancomunado de Prevención de Riesgos Laborales. Telefónica, S.A.

Rafael Timermans del Olmo. Médico del Trabajo en la Fundación Hospital de Alcorcón.

José Francisco Rodríguez García. En prevención, el elemento fundamental es la comunicación de cara a los empleados y su implicación. Creemos que es una de las bases y estamos trabajando especialmente en conseguir mediante buenas políticas de comunicación llegar a los empleados en lo que concierne a la prevención. ¿Cómo lo hacemos? Lo hacemos tanto desde el punto de vista de prevención como de salud laboral. Estamos volcados en un proyecto que denominamos Feel Good, que es una especie de paraguas y que está basado en cuatro ejes: personas, salud, bienestar… y sobre la base de estos ejes se van desarrollando diferentes campañas: de salud, de prevención… y se está siguiendo de manera muy intensiva por parte de los empleados porque utilizamos todo tipo de canales; se está utilizando el canal de la Intranet, utilizamos una red social que tenemos interna; que según nuestro punto de vista es un elemento innovador para cualquier compañía utilizar este tipo de canales de uso generalizado socialmente como son las redes sociales. Utilizamos videos, utilizamos diferentes elementos como entrevistas, etc., y nos está dando buen resultado. Hacemos lo mismo también en formación, intentando activar mediante píldoras acciones muy ligadas con la implicación de los empleados. El uso de las nuevas tecnologías en comunicación, tanto desde el punto de vista de canal, como son las redes sociales internas, como desde el punto de vista de configuración de la comunicación: píldoras, revistas en video, encuestas, feedback, son los elementos más importantes de cara al futuro más inmediato de la promoción de la prevención y la salud laboral.

Rafael Timermans del Olmo. Los empleados, porque son ciudadanos al fin y al cabo, van por delante de empresas, instituciones, organismos y Gobiernos. En mi hospital todos los que están de guardia tienen un teléfono normal como busca y resulta que nadie lo usa sino que se localizan entre ellos mediante el WhatsApp. No se ha tenido que crear una red social, ha habido simplemente estar atento a ver qué es lo que hacen, qué es lo que usan. La innovación tiene un peligro grave que es el querer buscar lo mejor y no lo más útil. Si es útil, estupendo. En prevención, lo primero sería, desde mi punto de vista, ver si podemos o no reducir la siniestralidad. En mi caso, que lo más importante es la manipulación de pesos, tengo un grave problema de formación. Cómo hacer llegar, probablemente por medio de cosas como las que tú citas, videos que nunca pueden durar más de minuto y medio o dos minutos, pues si no nadie los va a ver. Mensajes al que encienda el ordenador. Y el que no tenga el ordenador, ¿cómo le llegan los mensajes? ¿Cómo llegar a ellos?, para mí es la innovación, el descubrir el sitio dónde me lean o me vean..

Antonio Hernández Nieto. Os oigo hablar, y siempre que oigo hablar de esto, incluso cuando me oigo hablar a mí de este tema, el problema es que entendemos la innovación como innovación tecnológica, muy ligado a lo que son las telecomunicaciones, los sistemas de información, etc. Creo que hay que trabajar en otras formas de innovar, a lo mejor innovar es volver hacia atrás, utilizar métodos o metodologías que se utilizaban antes. Ahora hay mucha información, la gente tiene acceso a muchísima información, con lo cual ya conoce, en su gran mayoría, lo que tiene que hacer. Lo que se está demandando y lo que hay que dar respuesta, es a cómo ayudarles a ponerse en acción. No todo el mundo quiere ponerse en acción, está contento en la situación en que está, aunque eso sea un riego para ellos, pero sí que hay mucha gente que se quiere poner en acción, ya saben lo que es bueno para ellos, saben que es lo que quieren conseguir y lo que les falta es que alguien les ayude a dar el salto. Donde hay que trabajar es con todo lo que tiene que ver con promoción; es decir, qué herramientas les puedo proporcionar a esta persona o a este grupo de personas que quieren cambiar o trabajar de forma distinta. Hay quién está escribiendo un libro que va justo sobre ello, cómo generar, entre comillas, una epidemia, que habla de varios factores con los que puedes trabajar. Rara vez se habla en el libro de TIC, twitter, faceboock, sino que se habla de quién es capaz de relacionar distintas partes de una organización, de quién es capaz de manejar esa información y extenderla y, además, hacerlo con un gancho. Ahí, como veis, lo que es la comunicación, el sistema de medios de comunicación dependerá de cómo manejar eso. Otra cosa que no sabemos trabajar en prevención es el contexto, si tú cambias cosas en el contexto, eso si que da para facilitar o promover trabajo y salud y, a veces, no hay que cambiar muchas cosas. Un ejemplo que pone, que nada tiene que ver con nosotros, no tiene que ver con prevención, tiene que ver con «Barrio Sésamo» y con otro programa francés que se llamaba «Non plus», donde se estudiaba como el contexto cambiaba la forma en que los equipos dependían de esto.

Rafael Timermans del Olmo.

Innovar no es obligatorio, sino que, primero, lo que hay que ver   es qué es necesario. Segundo, ¿qué es innovar? Porque innovar no es, obligatoriamente, usar las nuevas tecnologías, ni móviles, ni ordenadores. Recuerdo haber ido a unas charlas de innovación donde la gran innovación, hace un año, era que habían traducido un libro de forma colaborativa desde diferentes lugares de España. Pues, traducir un libro no es innovar aunque sea en ordenador, hay otras cosas que son innovar. Lo siguiente es no olvidarse de los que no tienen acceso al canal que tú te quieras dirigir. Si tú haces una forma de citación mediante un teléfono y de una máquina que te responde y te olvidas que hay una población mayor de 65-70 años que tienen dificultad para escuchar, para hablar con cierta agilidad, esa innovación no sirve de nada. Lo que hay que tener claro son los objetivos, canales y a quien va dirigido. Creo que de eso es de lo que pecamos. A veces la innovación se convierte en humo, en humo para publicarse los domingos en los suplementos salmón de los periódicos y que tienen que demostrar práctica. Ahora mismo en salud, sí hay cosas demostradas. En la gestión de la diabetes, en la autogestión del enfermo diabético, empieza a haber cosas muy interesantes. Hace unas semanas se ha puesto a la venta una aplicación de ejercicio físico en niños y se vende solo en farmacias. Hay cosas que se pueden hacer.

José Francisco Rodríguez García. En Telefónica, el eje de las estrategias debe tener un objetivo común y muy claro. Las políticas de sensibilización, o de comunicación, antes de una manera, ahora de otra, se tienen que adaptar al contexto de cada una de las compañías, a la sociedad y a los objetivos que perseguimos. No es lo mismo dirigirte a un colectivo de trabajadores que tienen menor acceso a las tecnologías, que a trabajadores que tienen un mayor acceso. En este proyecto que denominamos «feel good» (destacar nuestro carácter de multinacional y que por lo tanto procuramos que los ejes sean comunes), nos hemos marcado cuatro objetivos fundamentales: no desactivar el movimiento como fuente de bienestar, programas de bienestar emocional y liderazgo personal (porque también es importante para la salud de los empleados todo el contexto de liderazgo de una organización), hábitos de alimentación saludables y prevención de enfermedades y detección precoz. Todo esto ¿por qué? Porque creemos que la realidad social actual de los empleados y de todos nosotros no se puede circunscribir a las 7 y 8 horas de trabajo en el ámbito laboral, nos supera a las 24 horas del día. Que una persona tenga un buen sueño, que haga un buen ejercicio físico, que mentalmente esté más capacitado para afrontar las tareas del día a día, es algo muy importante. En Telefónica creemos en el desarrollo de políticas que vayan un poco más allá de lo que es las ocho horas de trabajo del día a día. Lógicamente sin olvidar que tenemos unas obligaciones legales en prevención y de cómo se articula las herramientas y los procesos en el puesto de trabajo. Por eso es importante identificar bien los canales y cómo nos aseguramos que llegan y que se hace uso de esa información y que al final se sensibiliza. Quiero poner un ejemplo muy sencillo, en esa red social interna a la que llega todo el mundo se ponen campañas de todo tipo y tenemos una serie de centros y una serie de horas de salida de trabajo donde el tráfico es más intenso, pues ponemos píldoras de cómo circular en las rotondas o cómo hacer incorporaciones a los carriles para facilitar que esa sensibilización mejore el tráfico y, a la postre, reduzca los accidentes «in itinere».  ¿En qué porcentaje? Ya se irá viendo… pero lo bueno de esto es que te llega automáticamente, es como si te llegara un whatsapp,. Creemos que es muy importante, no solo lanzar mensajes de ese tipo, sino, incluso, cuando, por la mañana, por ejemplo, o los domingos; es decir, buscar también el momento y el colectivo y la oportunidad.

Antonio Hernández Nieto. Tengo dos preguntas que me gustaría hacer en alto, una es: existen unos sistemas internos de comunicarse con los empleados y los empleados tienen, además, sus propios sistemas de comunicación. Creo que existe un conflicto, hay dos canales de comunicación, uno que tú puedes controlar como empresa y puedes enviar mediante los canales que tienes, pero existe un canal externo por donde llega otra información que, por lo general, no está contrastada; hay de todo. No sé cómo se podría trabajar eso desde las empresas, no sé si hay posibilidad de que los empleados pudieran tener acceso a los sistemas internos o trabajar con los sistemas internos aunque no estuvieran en la compañía, no sé si eso podría ser un poco invasivo en lo que pudiera ser la vida de los empleados por parte de las empresas. Y luego otra cosa que también se me ha ocurrido escuchándote, es que hay que elegir el momento del mensaje porque hay otros muchos que están funcionando en las compañías y entonces el mensaje preventivo en salud o en bienestar tiene que competir con esos otros mensajes y no sé cómo se podrían trabajar esos dos aspectos porque me resulta difícil. Cuando he tenido que trabajar en esto siempre he tenido que competir con otros compañeros para que mi mensaje saliera en determinado momento y, a veces, las compañías tienen un interés muy concreto que va más allá que la prevención y salud.

Rafael Timermans del Olmo.

De momento estamos hablando de los mensajes hacia el trabajador, hacia el empleado, y nos falta la vuelta desde el trabajador. Lo que las tecnologías nos dan y no estamos utilizando y, en parte, por miedo, porque a las organizaciones les da miedo las nuevas tecnologías, para empezar, como principio general. Segundo, les da mucho miedo el poder que supone en la mano de cualquier empleado un móvil con una cámara de fotos con un whatsApp, por cierto miedo con razón porque a veces salen cosas que no deberían salir de determinados ámbitos, pero cosas que ya salían por otras vías, por correo electrónico, pero ahora que hay aplicaciones que en el momento le das y empiezas a emitir… hay una aplicación que se llama «Periscope» que empiezas a emitir en este momento a todos tus seguidores, hacer una foto de una condición insalubre, de un riesgo en el momento donde remitirlo. No estamos aprovechan el feedback de los trabajadores. Nos centramos mucho en el mensaje y eso me preocupa aunque suene algo paternalista. Las nuevas tecnologías lo que han traído es la democratización del conocimiento en el sentido de que ya no es que yo te enseño, el conocimiento lo gestionamos entre todos. Es verdad de que hay mucha basura entre el conocimiento y hay que seleccionar, hay que filtrar, pero hay que fomentar la participación, porque fomentes o no va a existir. Es lo mismo que los médicos que tienen miedo a que, en muchas ocasiones, la gente venga ya enseñada por el «doctor Google» bueno, pues da igual el miedo que se tenga, van a venir habiéndose leído ya sus síntomas en Google. Lo que hay que estar preparado para responder. No pongamos cortapisas sino veamos como lo resolvemos.

Antonio Hernández Nieto. ¿La democratización del conocimiento o la democratización de la información? Yo creo que no es lo mismo. Los profesionales aportamos el conocimiento…

Rafael Timermans del Olmo. Hay cosas que a mí como médico y como profesional de la prevención, probablemente si te pones a buscar en Google lo último, seguramente, me pilles; es decir, puedas encontrar algo en lo que yo no esté actualizado.

Antonio Hernández Nieto. Eso es información. Lo digo porque, hasta donde yo sé ahora mismo, todo lo que tenga que ver con sistemas de comunicación, lo que más están desarrollándose es justamente el análisis de datos. Datos existen muchos y hay que cogerlos, analizarlos y sacar de eso lo que sí sería un conocimiento, Por eso creo que lo que sí tenemos es acceso a mucha información. Lo que te decía antes, les puedes dar información en los canales existentes pero ellos pueden conseguirlos por otros canales y el problema es que no saben qué hacer con ellos. Ya saben que tienen que comer sano, hacer ejercicio, pero cómo hago yo mediante la comunicación interna y la promoción a den el salto y esa información se convierta en un conocimiento que les mueva a hacer algo. Yo no sé si las tecnologías de la información pueden ayudar. Ya sabéis que hay un montón de programas de «gameficación», en España los hay, en EEUU hay experiencias muy buenas de meter a la gente en el juego, de competencia a costes muy bajos gracias a las tecnologías de la información, porque consisten en tener un iphone, un android, y aplicaciones que, habitualmente, son gratuitas, Incluso como tienen la capacidad de analizar los datos, te da indicadores que puedes meter en tus cuadros de mando. Es decir, que se puede juntar todo desde el punto de vista de la innovación. Que, además, les da feedback, porque como está jugando a eso, lo que le dice a la persona como esa persona o grupo, ese equipo que se ha montado para competir con otros, se queda en el ranking. De manera que ellos pueden hacer cosas. Todo esto ya está funcionando. Desde mi punto de vista, el problema está en cómo se da el salto para que esto sea una práctica común y habitual.

José Francisco Rodríguez García. En Telefónica, y casi doy un salto al otro punto que hablabas sobre las nuevas tecnologías y la reducción de la siniestralidad, entendiendo la siniestralidad como un elemento no solo relacionado con el accidente de trabajo sino entendido como absentismo, que es uno de los objetivos que deberíamos marcarnos. Lo comentaba antes, tener una visión más global de donde podemos aportar, que podemos aportar, para facilitar el bienestar del empleado y por ende la reducción del absentismo. En ese sentido y en línea con lo que preguntabas ahora, hay que «tangibilizar» las iniciativas y hay que medirlas. Hay que plantearse la importancia de las nuevas tecnologías en el compromiso de todos, empleados etc. En este proyecto de «feet good» hemos lanzado en uno de nuestros centros muy grandes, una iniciativa denominada «RETO» en la que hemos dado a 350 empleados una pulsera que monitoriza una serie de elementos (distancia, pisos que sube…) y hemos creado diferentes grupos para que pudieran competir entre ellos. Además les hemos tomados una serie de datos biométricos (tensión, analíticas mínimas) y durante seis meses les hemos puesto a su disposición información de nutricionistas, materias deportivas, etc. Hemos terminado ahora con unos resultados muy positivos en cuanto a la evolución de ese panel de empleados. Este tipo de iniciativas es muy probable que vayan a más, porque, si os fijáis, el denominador común de esta iniciativa es el compromiso del propio empleado más allá del ámbito laboral. Pero no me gustaría hablar solo de la innovación desde el punto de vista de salud global. En prevención también se están haciendo muchas cosas o tenemos que hacer muchas cosas. Y ahí si me gustaría diferencias ciertos elementos, por ejemplo, los propios procesos. No se si innovar en el día a día es algo cotidiano. Nosotros hemos innovado, y puede parecer una obviedad, en utilizar un nuevo estándar en prevención como puede ser OSHAS, que incorpora un elemento diferencial respecto a las auditorias que venimos haciendo hasta ahora como la verificación final y que a nuestro juicio nos parece importante. ¡Eso es innovar!, intentar mejorar. Una compañía, eminentemente, tecnológica, es innovar adaptándonos de manera continua a elementos críticos como son para nosotros las herramientas que utilizan nuestros trabajadores en el nuevo contexto. Sabéis que estamos desplegando fibra óptica en la calle. La diferencia entre la gestión de la operación entre instalar fibra en una fachada y hacer un empalme de cobre, es sustancialmente importante. Algo importante que hemos sabido hacer, es ir a la par del negocio e incluso anticiparos en prevención. No esperar a que surja el problema y la necesidad, sino integrarnos en los desarrollo que se hace en cuanto a las operaciones para poder estar a la par que lanzamos un producto o un servicio, como en este caso puede ser la fibra y adecuando elementos para hacer esos trabajos correctamente, como puede ser todos los elementos que tiene que ver con la fibra o las nuevas escaleras que estamos desarrollando para facilitar el acceso a este tipo de instalaciones. De manera resumida, estar a la par, por delante del negocio para no tener que prevenir sino recurrir exactamente a lo que siempre defendemos que la prevención está integrada desde el primer momento, desde el principio, desde que nos inventamos el producto

Rafael Timermans del Olmo. Me encanta porque creo que estamos ligando con lo que dijo Antonio al principio. Desde mi punto de vista, como médico del trabajo, innovar debería ser modificar gran parte de nuestra actividad como técnicos de prevención o médicos del trabajo. Innovar debería ser la desaparición de los reconocimientos médicos de empresa, aunque se llamen examen de salud, habría que hacer otras cosas como encuestas de salud, de salud mental, comprobar el estado de salud por otras vías, pero estamos tirando recursos de las empresas, de los trabajadores y de los propios profesionales preventivos, para algo que está demostrado que no sirve para nada o que no sirve para mucho. Los especialistas en prevención somos nosotros, los técnicos en prevención en las cuatro especialidades y no la Inspección de Trabajo que va a caballo de la legislación y su cumplimiento. Y las empresas y nosotros lo que hacemos es rellenar papeles y cada vez que se ha modificado la Ley de Prevención se acaban introduciendo más papeles y al final donde debemos ir es a la reducción de la siniestralidad en su sentido más amplio. Llamar salud laboral a lo que pasa hasta que uno se va del trabajo y llega a casa, es poco. ¿Dónde está la raya entre la salud laboral y la no laboral? La salud es un continuo. Y luego la implicación de los trabajadores, como estabas diciendo, estoy totalmente de acuerdo. Por eso yo me pregunto, cómo pueden informarme ellos a mí, además de yo a ellos en otro momentos, de cuál es su queja, cuál es su problema, algo que hasta ahora le hemos dado poca importancia. Les hemos puesto un buzón de sugerencias cuando ahora mismo con una simple fotografía que nos puedan mandar de un sitio, con un simple comentario, vamos a conocer mucho más los centros de trabajo. Eso que siempre hemos dicho de que los técnicos de prevención en general deberíamos conocer cada puesto de trabajo, ir a todos los sitios, para qué, si ahora nos lo pueden contar en tiempo real

Antonio Hernández Nieto. ¿Cómo se vive el feedback de los empleados en las empresas? ¿Creéis que se acepta y recoge bien? Quiero decir, no todo el mundo sabe usar esas herramientas; es decir, es capaz de mandar esa fotografía? ¿Saben enviar un tuit? A veces no se explican con claridad, tienen dificultades de expresión, entones, ¿la empresa lo recoge bien? ¿Recoge bien el feedback?

José Francisco Rodríguez García. Nosotros que somos una empresa muy grande, con muchos tipos de operaciones, no solo en un centro, trabajamos también en la calle, la implicación del mando y su feedback, en este caso, es fundamental. Para que os hagáis una idea, sin olvidar el papel de los delegados de prevención y de la representación de los trabajadores. Aparte de lo que les otorga la legislación vigente, hay que ir más allá. Hay que usar las herramientas que nos dan los comités, los delegados de prevención, los mandos, para conseguir ese feedback de realidad. Cuando lanzamos diferentes procesos o material, apostamos mucho en hacer pilotos para ver qué opinan los empleados. Las escalera es algo crítico para nosotros y lo estamos haciendo continuamente. De hechos los fabricantes de escaleras las hacen a demanda de los criterios de prevención que les marcamos. Además otro aspecto es todo lo que tiene que ver con los proveedores. Nos tenemos que asegurar día a día, que estos procedimientos y procesos alcanzan de igual manera a las compañías que trabajan para nosotros. No es fácil. Por eso todos los elementos que están alrededor de la comunicación, incluyo lo que son los comités, delegados, etc., son un elemento crítico. Hay un punto importante que son los propios sistemas de gestión. Vamos a ver en un tiempo determinado, cómo, parte de esa burocracia que existe, con el tiempo se va a ir modernizando y adaptando, siendo mucho más amigables a la hora de gestionar. Ya estamos lanzando sistemas de gestión para que nuestros técnicos puedan ir haciendo toma de datos online y las vayan volcando a bases de datos desde donde se puedan hacer análisis. Eso lo vamos a ver cada día más. Cada día más, nuestros técnicos van a estar ligados a una «tablet» en la que van a poder hacer online mecanismos, mediciones de accidentes, que se van a centralizar en una base de datos común. Eso lo vamos a ver en nada.

Rafael Timermans del Olmo. Como muy bien decía Antonio, a veces innovar es usar cosas que se han usado antes. Uno de los mayores éxitos en mi hospital es que tenemos más de 50 trabajadores repartidos por todo el hospital con formación básica en prevención, que actúan como nuestros ojos en cada servicio. Pueden ser enfermeros, facultativos, auxiliares o técnicos de laboratorio. Y que son a los que me puedo dirigir para que me informe de determinadas cosas. Desde ese punto de vista, me preocupa que, en general, hablamos los que estamos en empresas grandes y más del 90% de los trabajadores están en empresas de menos de 10 o 15 trabajadores. Además el asunto de los SPA es complicado, por lo que quizá ahí es donde puedan tener más importancia la utilidad de las nuevas tecnologías; es decir, la innovación vista desde la distancia. No es lo mismo tener como yo tengo a los dos mil trabajadores en un centro de trabajo, tú que los tienes repartidos, pero sois una empresa grande, a cómo hacer prevención en todas las farmacias, en todos los talleres, y ahí es donde falta un avance de cómo escucharle y cómo contarlo.

Antonio Hernández Nieto. Y una cosa, hablando de indicadores, innovación, etc., yo no conozco, vosotros quizá los conocéis, indicadores en donde se vea la participación de los trabajadores, indicadores en los cuadros de mando donde se vea innovación, yo no conozco que estén en cuadro de mandos preventivos. Sé que puedo conocer otras cosas como puede ser el número técnicos, el número de médicos de trabajo que hay en las empresas ponderados por el número de trabajadores, pero no veo objetivos y, por tanto, que haya indicadores de innovación en prevención. No sé si vosotros conocéis que alguien lo introduzca en alguna empresa y diga: «pues me obligo a hacer una acción innovadora este año, entonces mi objetivo lo tengo como indicador y voy a hacer el seguimiento».

José Francisco Rodríguez García. Creo que el concepto de innovación, que va más allá de esta mesa, se utiliza últimamente de manera muy consistente, pero para decir algo que se ha hecho siempre, y que lo he dicho antes: mejorar las cosas. Nosotros la innovación no la tenemos como un criterio de vamos a innovar, nuestro criterio, nuestra política, nuestra estrategia, es vamos a avanzar o anticiparnos para adecuarnos a las necesidades del cliente, y detrás de eso se desencadena todo lo demás. El ejemplo que os decía antes del despliegue de la fibra o las escaleras o los coches eléctricos o el acceso a las cámaras de registro, etc. Nos vemos forzados todos, yo creo que todos, a simplemente adaptarnos a lo que la gente solicita en la realidad y aquí hay un elemento muy importante también y es que los indicadores cada día son más importantes, cada vez tenemos más indicadores para medir los exámenes de salud, las aptitudes, el absentismo, etc. Y sí que van incorporándose elementos nuevos en estos indicadores, por ejemplo, en lo que tiene que ver con el estudio y análisis de los accidentes de seguridad vial, pues se van incorporando nuevos elementos, nuevos indicadores, para ir más allá del propio análisis de un accidente; si incluso cuando vas in itinere pues intentar evaluar y encontrar las causas o, por ejemplo, en cuanto a supervisión y coordinación. En supervisión, que es algo que quizá también es relevante, más allá de lo que te exige las auditorías. Creo que la innovación viene cuando la propia compañía adopta criterios más amplios para ampliar el abanico de las supervisiones más allá de las auditorias. Realmente eso es innovar y realmente eso tiene su correspondencia en el cuadro de mando. Los cuadros de mando tienen que ser, y nosotros lo vemos así, tienen que ser un elemento que sirva para gestionar, para gestionar el mes siguiente, para gestionar la mejora y para marcarse unos objetivos accesibles y el gran error que suele pasar en algunas compañías es que vas a hacer un cuadro de mando y no llegas nunca a actualizarlo, a revisar una serie de indicadores que tienes hace mucho y lo sigues teniendo. Estar actualizando el día a día y adaptando estos indicadores a lo que realmente requiere el mercado, requieren los procesos y requieren nuestros clientes es una renovación constante.

Rafael Timermans del Olmo. Sigo viendo lo que tú comentabas: incidencia, frecuencia, gravedad y luego absentismo y con poco margen para actuar sobre ello. El problema es qué hacemos para reducirlo, que es como yo empecé, cómo bajamos de verdad el número de bajas por movilización de cargas; es, como decía yo, mi problema Mi innovación es que tengo que ir cada servicio, a enseñar a grupos pequeños, en horario de trabajo, pero sin interferir con su trabajo, el cómo movilizar pacientes. Ese es mi gravísimo problema en el cual las tecnologías en este momento me hacen poco, pero sí que me harán porque ya he empezado a hacer yo videos con mi propio teléfono para colgar en la intranet de forma que ellos puedan acceder a verlo. Bueno, pues es una pildorita, es pequeña, pero vamos a ver.

Antonio Hernández Nieto. Y fomentar, se me ocurre por pensar en alto, por ejemplo, fomentar que sean ellos los que graven el video. Quiero decir, en Internet la gente cuelga cosas de forma espontánea, porqué dentro de las empresas, de forma espontánea, los trabajadores no cuelgan las herramientas de la compañía con información concreta.

José Francisco Rodríguez García. Eso cada día va a más con las redes sociales internas. Las redes sociales internas es un mecanismo muy potente para nosotros. En Telefónica tenemos una red interna y se utiliza para muchas cosas. Se utiliza para comunicar productos, hay grupos, para comunicar el menú del día del restaurante que hay en nuestro centro, y ellos hablan. Es un tema bastante abierto. Lo que os decía antes, al final el nuevo contexto social nos obliga a subir a ese carro en prevención. Hay una parte que es legalista, lógica: documentación, procesos, memorias, inspección de trabajo; y luego una parte de sensibilización y compromiso por parte de todos y ese elemento es el que más está cambiando. El anterior, digamos la parte legalista, pues también está evolucionando, pero dará un salto cualitativo, retomado lo que decía antes de las PYMES, cuando verdaderamente se puedan incorporar a la sociedad del conocimiento, los procesos burocráticos, que tenemos en la actualidad y que, de alguna manera, en algunas empresas, sobre todo la PYMES, tienen que dedicar más esfuerzos en la documentación que en la realidad necesaria de prevención. El gran cambio vendrá, pero es un cambio que se tiene que ir produciendo basándose en las nuevas tecnologías. Entonces, el mundo de los indicadores, que es lo que Antonio nos planteaba hace un momento, lo que no se mide no existe, pero tenemos que tener la capacidad de que ser capaces de medir aquello que realmente sea útil. En prevención tenemos indicadores por todos los lados y la innovación está en el día a día en todo lo que hacemos. Los ejemplos que yo exponía hace un momento, ahora se sube a la escalera con muchas cosas, no es como antes, y se sube con un aparato que se llama Fusionadora, que es lo que empalma la fibra; bueno, pues el simple hecho de coger y pone una especie de bandeja donde lo puedas apoyar y un suplemento en el escalón para que puedas poner la planta entera es una innovación y parece que es algo del día a día. O una innovación puede ser cómo dar un curso online en materia de formación. Es decir, yo creo que hay una evolución necesaria e imprescindible, porque es así. Además la gente que viene tiene interiorizado los nuevos conceptos de formación y creemos que también hay que utilizar los nuevos elementos de formación. Sí a la formación presencial, lógicamente muchas veces hay que tocar, pero la formación online es una realidad por la que hay que apostar y por la que hay que ayudar también dentro de las organizaciones a que entiendan que es una herramienta muy útil. Recientemente pude asistir a una formación online de una cadena de supermercados sobre cómo se formaba en materia de prevención a una cajera de una línea de cajas y sinceramente era una maravilla; con videos, con preguntas… Entonces tenemos que apostar mucho en innovación en cómo se imparte la formación y lógicamente con los indicadores correspondientes no solo de que he hecho la formación sino si esta información me está sirviendo. Quiero poner un matiz, muchas de la comunicaciones de estas campañas que hacemos con un video y dejamos una encuesta y participan X trabajadores, a veces más a veces menos, y le preguntamos por un hábito saludable: ¿«y tú bebes agua»?, ¿ «comes tal»?, lo que sea; sobre un tema de higiene bucodental, la campaña que sea. A todo el que participa en la encuesta le lanzamos luego un feedback con unas recomendaciones mucho más concretas; es decir, provocamos lo que decíais hace un momento, lo que es la participación: participación en los pilotos, de las nuevas herramientas o procesos, participación en las comunicaciones, participación mediante los comités o delegados… Es un concepto global en el que todos tenemos que estar muy implicados. Y de los mandos, no quiero olvidar a los mandos que para mí es un papel fundamental.

Antonio Hernández Nieto. A mí esto que dices me interesa porque yo cuando he visto cuadros de mando tienen un defecto habitual, tiene tantos datos que es imposible manejar. Es decir, tú no sabes lo que tienes que hacer. Sí, tienes muchos datos y tienes un listado grande porque están creados con idea burocrática: cuanto más papel mejor, cuantos más datos mejor… no con ideas de gestión. Con lo cual innovar en cuadros de mando es reducirlos al máximo, porque los cuadro de mando deberían ser para tomar decisiones y las decisiones en prevención de riesgos laborales las debe tomar la dirección de la compañía y un director general de una empresa muy grande, e incluso un empresario de una empresa chiquitita, si le das todos esos datos no sabe qué hacer con ellos; tiene mucha información pero no tiene conocimiento para actuar. Entonces, primera innovación en cuadros de mando: reducir; segunda innovación en cuadros de mando: muchas veces no se entienden. He discutido con médicos del trabajo y con técnicos de prevención, muchas veces, cómo se calculan los índices de siniestralidad: «pero pone esto y esto; no, hay que multiplicar por no sé qué». E incluso hay gente, sobre todo más técnicos que médicos, que no entienden que esos indicadores ya están ponderados y quieren volverlos a ponderar. Incluso en un grupo de trabajo se ha vuelto a ponderar. Da igual, tú se lo explicas, la explicación debería ser mala porque no conseguí convencerles. Entonces hay que reducir, hay que hacer indicadores que alguien que no sea de prevención pueda entenderlos, sea un trabajador o un director, que por mucha formación que tenga, por mucha experiencia en gestión que tenga, no tiene por qué saber que hay detrás de ese indicador. Luego, sí echo en falta una cosa que tú estás haciendo mucho hincapié: la acción del liderazgo; yo no me he encontrado indicadores dentro de los cuadro de mando que indiquen cómo se está liderando prevención por parte de los líderes de esa compañía, sean los mandos intermedios, sean los representantes de los trabajadores, sea quien sea. Yo creo que esos podrían ser medidas innovadoras que servirían a la empresa para ver si no se está desarrollando un buen programa de liderazgo en prevención, valorar si no se tomas decisiones por no entender lo que se está diciendo.

José Francisco Rodríguez García. Lo que dices me parce que va ligado a los costes. Hay un reto que es el mayor compromiso de las organizaciones. En nuestro caso no es así. Somos una compañía de muchos años donde nuestra principal misión y función han sido llegar al cliente y hacer instalaciones. Somos intensivos en mano de obra y con esto os podéis imaginar la cantidad de procesos y de actuaciones de prevención que tenemos articulada. Además, vamos por delante porque tenemos que ir por delante. Pero sí que es verdad, que me encuentro, sobre todo en las PYMES, como decías antes, un elemento de mayor reto. Recientemente el Ministerio ha aprobado un plan en materia de prevención con especial foco en las PYMES. Creo que es importante conseguir la integración de la prevención en estas compañías.

Rafael Timermans del Olmo. Las empresas creo que tiene un objetivo claro que es prestar servicio, ganar dinero… pero, probablemente en prevención, la innovación debería ser algo dicho desde el principio, que es la integración de la prevención en todos los puestos de trabajo. Todo mando debería tener en sus objetivos y dentro de sus variables aspectos de prevención, algo que en el mundo privado es algo razonable. Habría que ver como se mide, es verdad, pero considero que es la única forma de verdad que alguien se sienta implicado. Y solo si nos creemos de verdad que una falta de prevención en general implica, casi siempre, una pérdida de negocio, horas de trabajo, clientes… Lo que yo sí veo es la dificultad de implicar a la organización, a los mandos y a los trabajadores, para que la prevención no sea una cosa de técnicos de prevención, ni de médicos, sino de la propia empresa. Cuando ves en una empresa, grande o pequeña, a una empresario o directivo que está de verdad interesado por la prevención, que cree que sirve para algo, es cuando ves que la prevención funciona

Antonio Hernández Nieto. A mí me llama la atención que cuando una empresa global trae a España un directivo, sobre todo si viene de EEUU, que una de las primeras reuniones que tiene este director general que viene de fuera es con el responsable del servicio de prevención, porque entiende que este responsable de prevención de riesgos es el propio directivo. Yo no sé si esa cultura existe en las directivas españolas, no lo sé. Pero si me ha llamado la atención que compañeros que tenemos nosotros y que se dedican a la prevención muestran su extrañeza hacia el directivo que viene de fuera que quiere cada día tener una reunión conmigo, sobre todo si es una empresa de riesgo, que da servicios y que hace instalaciones. Para mi, esa sería la innovación a introducir en España en este momento. No sé si es la necesaria, pero sí creo que sería bueno. Creo que los servicios de prevención, tal y como está ahora el mercado, tenemos miedo de hacer cambios, porque no sabemos esos cambios hacia adonde nos van a llevar. Y demás, entendemos que cuantas más cosas tengamos más nos asegura nuestra posición. Quizá hay que dar el salto y decir que esto es una cosa de la gente.

José Francisco Rodríguez García. Estamos dando un salto cualitativo muy importante en lo que es la integración de la prevención en el día a día, de hecho, me parece que se debería de dejar de hablar de integración. Todo el modelo de Coordinación de Actividades Empresariales ha hecho cambiar la vida de todos. Todos con todos nos obligamos y nos aseguramos y nos cercioramos que los trabajos que hacemos son los adecuados. Entonces cuando hablamos con los costes de la prevención, me estoy encontrando que nos vamos a ir a un escenario en el que no se va a hablar de costes de prevención, sino del coste del desarrollo de un producto. Cuando se vende un producto, servicio o instalación a una gran compañía, en ese proyecto ya están incluidos los guantes que tiene que usar el operario y está cuantificado. Y cuando se hace el modelo de negocio nadie desgrana los costes incluyendo el de la prevención, eso ya no se está haciendo o se ve muy poco. Esto sucede porque en las compañías, en general, en este país se ha hecho un avance muy importante en materia de Coordinación de Actividades Empresariales, lo que no quiere decir que haya cosas que hay que mejorar. Por ejemplo, tendría que haber mayores criterios de homogeneización a la hora de gestionar la coordinación de actividades, porque nos encontramos que es muy dispersa, nos podemos encontrar con compañías que piden una serie de especificidades y otras piden otras. Por eso es importante, lo comentaba antes, que se produzca un avance paulatino desde los organismos competentes para facilitar un mayor acceso de información en todo el proceso y , también, en todo lo que sean requerimientos para salvaguardar el objetivo principal: la salud laboral y el bienestar de los trabajadores tanto propios como los de las contratas.

Antonio Hernández Nieto. Hay miles de estadísticas que dicen que por cada euro que se invierte en salud, el retorno de la inversión está entre dos y pico y cuatro euros. No solo se debe invertir por razones de salud sino por una cuestión económica, por tanto prevenir es más barato.

José Francisco Rodríguez García. Está claro que el concepto de retorno en inversiones es una realidad. Pero, insisto, tenemos que ir con el tiempo, con los clientes, que son los que nos marcan los ritmos, con los nuevos productos, las nuevas certificaciones que se marcan y es muy difícil y, creo que sería un error, intentar barajar a escenarios en el que se mida cuánto cuesta con o sin prevención. En cuanto al retorno estoy totalmente de acuerdo contigo. Éstas políticas en materia de salud que hacemos, por ejemplo, salud bucodental, ¿recibe retorno? Pues claro que lo recibe por reducción del absentismo, además un bienestar psicológico del empleado. Las campañas de hidratación en verano…, todo suma. Lo importante es articular todo bajo un paraguas, un contexto global que todos puedan utilizar que no solo sea un tema de prevención. Es decir, que cuando hablamos de «feel good», es algo de la compañía, no es un tema de prevención. Por eso nosotros lo vemos desde el punto de vista de la integración y no nos cuestionamos si vamos o no a invertir porque no es un coste adicional sino parte del proceso. Lo que pasa, es que, seguramente, en las PYMES haya más recorrido y ahí sí que tenemos que ayudar desde las grandes compañías, a que se vaya viendo como aplicando estrategias basadas en prevención y con principios innovadores, como, por ejemplo, los que he comentado antes, como se puede tener un retorno. Quizá en las PYMES uno de los recorridos sea agrupar planes de acción, ya sea por sectores, polígonos, SPA, que les puedan ayudar, ya que la dimensión económica de las PYMES no es la de una gran compañía, porque, al final, hace falta gente.

Antonio Hernández Nieto. Has hablado de estandarizar, de homogenizar y creo que es más una declaración nuestra como técnicos de prevención o médicos del trabajo porque nos facilita mucho la vida. Sin embargo, la vida es diversa. Si queremos innovar tenemos que pensar sistemas que favorezcan esa diversidad o en los que pueda encajar esa diversidad, en vez de tanto estandarizar o homogeneizar que es una idea más «ingenieril», mucho más que los médicos que estamos acostumbrados a manejarnos en la incertidumbre, la indefinición, etc. Y creo que el problema que tenemos es que se está echando a los médicos del trabajo del sistema, de igual manera que con los psicólogos, y cada vez hay una defensa más cerrada por parte de un sector, lo que provoca que vayamos más hacia la homogeneización y menos a pensar que estamos en sistemas diversos, con personas que piensan distinto, que funcionan de manera distinta. Debemos pensar si es necesaria o no esa homogeneización. Y eso sería una innovación

CONCLUSIONES:

Antonio Hernández Nieto. El día a día no nos deja pensar en cómo hacer las cosas no mejor sino de manera diferente, en reinventarnos, porque la presión del día a día hace que tengas que dar unos resultados y tengas unas sistemáticas de trabajo que te facilitan conseguir esos resultados. Al final estas esperando que ocurra la catástrofe, que ocurra algo que te obligue a cambiar en vez de replantearte continuamente esas formas en las que trabajas.

Rafael Timermans del Olmo. Mi resumen sería que el objetivo es cómo mejorar la salud global incluida la reducción de accidentes y absentismo en general. Que el objetivo no es la innovación sino que es un medio y que existe un trabajo previo importante de definición de causas, formas, motivos, vías y una implicación absoluta de mandos, mandos intermedios y que sin la aportación de los trabajadores no es posible.

José Francisco Rodríguez García. La prevención es una materia plenamente integrada en las organizaciones, como lo es la innovación. La participación de los trabajadores es clave, pero creo que es muy importante no perder foco en nuestra esencia, que es limitar la accidentabilidad en nuestras acompañáis aportando, mediante el análisis y estudio, solucione que sigan mejorando los ratios de accidentabilidad y de absentismo. La participación y la innovación son muy importantes y parte de los procesos ya entregados que manejamos.